«Es necesario proyectar el diseño andaluz hacia fuera»


Empezamos 2022 con una nueva gran noticia. A nuestra familia de Socios de Honor se incorpora un nuevo diseñador andaluz de primer orden, Antonio Herráiz, que desde su estudio en Málaga ha sido un referente para muchos nuevos profesionales del sector. Este creativo ha sido uno de los testigos y acompañantes del rediseño de Málaga, incluso uno de sus artífices, trabajando para museos e instituciones culturales que han redefinido la personalidad de esta ciudad. Su trabajo habla por sí mismo, pero con motivo de este nombramiento también queremos hablar con él.

Cuando Stefan Sagmeister estuvo en Málaga hace unos meses dijo que “la belleza como estrategia está aún infrautilizada”. ¿Estás de acuerdo?

No estuve en esa conferencia, y me ha llamado la atención esa referencia por parte de Sagmeister, sobre todo porque creo que él tiene una visión muy particular del concepto belleza. Uno de los atributos de la belleza es que cuando la tenemos delante queremos poseerla. En un trabajo en el que es fundamental captar la atención, la belleza es un arma imprescindible para el diseñador. No sé si está infrautilizada o no, lo que sí creo es que siempre va a estar ahí como el gran apoyo a nuestro trabajo.

¿Debe un diseñador de cualquier disciplina tener un compromiso con ese riesgo del que sueles hablar?

Pues claro, y no solo los diseñadores. Acabo de leer el libro de memorias de Woody Allen y dice lo mismo, que el riesgo, la búsqueda de nuevas y diferentes soluciones, es la base de la creación. Los errores que puedan aparecer, y la inquietud que suframos como consecuencia de ese riesgo, hay que asumirlos.

Mucho de tu trabajo nos rodea sin que lo sepamos, porque el diseño está en la vida. Ocurre lo mismo con otros grandes diseñadores gráficos pioneros. ¿Qué sientes sobre ese anonimato del trabajo del comunicador visual?

Creo que es normal que sea así. El diseñador comunica, pero lo esencial es la actividad que comunica, no la comunicación en sí. Aunque es verdad que en algunos casos concretos la calidad de la comunicación es superior a la calidad de la actividad.
A veces vemos muy importante nuestra profesión desde dentro, pero desde fuera no lo es tanto. Esto se entiende fácilmente si nos comparamos con un médico o un maestro, que sí son profesiones que la gente, en general, considera más importantes (y yo también).  Otra cosa es que se nos vea como verdaderos profesionales, y también que se nos respete y se nos valore, económicamente, como tales; ese es un tema aún por resolver, la cultura del diseño todavía no llega a muchas capas de la sociedad.

¿Te motiva especialmente trabajar para proyectos o clientes de tu tierra, Málaga?

Bueno, me motivó en su día, y no he distinguido entre unos y otros. No obstante, la mayoría de mi trabajo lo he realizado en Málaga, quizás por comodidad, por la mayor facilidad para conectar con los clientes. Cuando he trabajado para fuera de Andalucía ha sido porque me han llamado, pero nunca he tratado de promocionarme en el exterior. Sí pienso que si se quiere consolidar el diseño andaluz es necesaria esa proyección hacia fuera, y algunos de los estudios andaluces actuales lo están haciendo muy bien.

¿Cuál crees que es el futuro del diseño andaluz y qué papel puede jugar la Asociación Andaluza de Diseñadores en él?

Además de esta proyección hacia el exterior que he mencionado antes, está la necesidad de crear empresas de diseño con estructuras fuertes y multidisciplinares, lo cual es complicado porque suele ir unido al nivel de las empresas/clientes, y este nivel en Andalucía aún es ciertamente bajo, en comparación con otras regiones u otros países. En cuanto al papel de la AAD, debe ser apoyar y hacer valer la profesión de diseñador, en todos los ámbitos.

¿Qué significa para ti ser nombrado Socio de Honor de Aad?

Sin duda, un verdadero privilegio. Recién jubilado, ver que mis colegas de profesión me reconozcan así, me satisface muchísimo. Os estoy muy agradecido.

Un consejo para los nuevos creativos. 

Bueno, desde el punto de vista de un diseñador autodidacta: trabajar, estar al día y ser honestos. Y no es nada fácil cumplir con estas tres cosas.

Anterior